El fuerte y el débil

Nosotros estamos acostumbrados a que el débil necesita del fuerte. Está claro. Es evidente. Pero la unidad interior, la curación interior, se realiza cuando el fuerte descubre que necesita al débil. El débil despierta y revela su corazón; despierta las energías de ternura y de compasión, de bondad y de comunión. Despierta la fuente. 


Jean Vanier, Cada  persona es una historia sagrada, P 211

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por compartir tu comentario