El Dios de la pequeñez

Descubriendo la belleza y la luz ocultas en el débil, el fuerte comienza a descubrir la belleza y la luz en su propia debilidad. Más aún, descubre la debilidad como el lugar privilegiado del amor y la comunión, el lugar privilegiado donde reside Dios. Descubre el Dios oculto en la pequeñez. 
 

Jean Vanier, Cada  persona es una historia sagrada, P 212

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por compartir tu comentario