Antonio II

Antonio introduce no en un mundo de acción y de competitividad sino en un mundo de contemplación, de presencia y de ternura. Antonio no pide dinero, ni conocimientos, ni un poder o un puesto; pide esencialmente una comunicación, ternura. Quizá manifiesta el rostro de Dios, un Dios que no arregla todos nuestros problemas con la fuerza o con un poder extraordinario, sino un Dios que mendiga nuestros corazones, que llama a  la comunión.

 

Jean Vanier, Cada  persona es una historia sagrada, P 213

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por compartir tu comentario